25 de October del 2016

Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Toda la zona ha logrado mantener las tradiciones e idiosincrasia de antaño debido a las pobres comunicaciones que la zona tuvo hasta 1979. Esto ha permitido que los edificios, calles empedradas, artesanía tradicional y costumbres permanezcan intactas hasta el día de hoy y así lograr el distintivo de conjuntos históricos en la mayoría de los pueblos.

Observará una similitud en los elementos arquitectónicos de toda la zona, pero todos los pueblos tienen algo ligeramente diferente que ofrecer como los umbrales decorados en Linares de La Sierra y Alájar, el balcón superior utilizado para secar el jamón y charcutería en Fuenteheridos y Valdelarco, la única mezquita rural que se conserva en Almonaster o los capiteles y pilares romanos encontrados en casas particulares en Aroche.

Iremos publicando una breve descripción de los pueblos de nuestra zona con vínculos a sitios web si están disponibles.

Visitas históricas y culturales

Las Posadas de Alájar tienen una situación ideal para visitar diversos pueblos y ciudades alrededor de la zona. Alájar se puede usar como base y podemos organizar visitas guiadas a los distintos pueblos del Parque Natural, donde su guía no sólo podrá describir la historia y los monumentos del lugar sino también los restaurantes o bares de tapas! Si prefiere hacer las cosas de manera más independiente podemos organizarle un medio de transporte a la población de su elección donde puede pasar el día para ser recogidos posteriormente y traerle para pasar la noche en la Posada.

Alájar

Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982, posee un rico patrimonio en el que destacan su arquitectura civil, la Iglesia de San Marcos, su casco histórico de época árabe, varias casas y molinos ( alguno visitable como restaurante ). En la Peña de Arias Montano la ermita de la Reina de los Ángeles, la espadaña-campanario neoclásico, el arco renacentista, la cueva “Sillita del Rey”  con pila bautismal paleocristiana, otras cuevas y abrigos con restos arqueológicos. En el ámbito de sus aldeas, la ermita de la Santísima Trinidad en la aldea de El Calabacino, la ermita de La Virgen de la Salud en la de los Madroñeros y la ermita de San Bartolomé en los Llanos de Orullos.

La iglesia de San Marcos se construyó a finales del siglo XVI y fue ampliada a finales del XVII. Parece que el panel de azulejos dedicado a San Marcos tiene relación con este hecho. El terremoto de Lisboa de 1755 afectó gravemente a la estructura del templo, como ocurrió a buena parte de las construcciones de la comarca.Las labores de reconstrucción concluyeron a finales del siglo XVIII. Es una iglesia de grandes dimensiones, de planta basilical, con una gran nave central cubierta con bóveda de arista y dos naves laterales cubiertas con bóveda de cañón, de menor altura, para dejar pasar la luz al interior. La torre, acabada con posterioridad, compuesta por tres cuerpos y rematada con un pináculo, está situada junto a la fachada barroca y se considera la torre más alta de la provincia de Huelva. La parroquia contó con un importante conjunto mobiliario perdido en su mayoría durante los disturbios del verano de 1936. Se conservan piezas sueltas pertenecientes a retablos o altares como las esculturas de San Marcos o San Antonio, del siglo XVIII; los púlpitos de forja y la pila bautismal, del siglo XVIII; y el ajuar de plata, de los siglos XVIII y XIX. 

La ermita de la Reina de los Ángeles es una construcción fiel a la tipología de los templos mudéjares, con arcos transversales de finales del siglo XIV y comienzos del XV, muy extendida en la zona. Sólo conserva de este periodo el presbiterio de planta cuadrada, que está cubierto con bóveda de crucería. El edificio actual es fruto de sucesivas reformas: la de finales del XVI, realizada por el humanista y bibliotecario Benito Arias Montano y las que tuvieron lugar a finales del XVIII y durante el siglo XX. También fue saqueada en el convulso verano de 1936, que supuso la destrucción de obras de arte y mobiliario, como la imagen de la Virgen, que fue sustituida poco tiempo después por una copia. En el siglo XVIII se reconstruyó la espadaña. Aquí tiene lugar la Romería de La Reina de los Ángeles, Romería por excelencia de toda la Sierra, con la participación de las Hermandades filiales de los pueblos de la sierra. 

La ermita de la Santísima Trinidad (aldea de El Calabacino) está formada por el presbiterio de un templo de mayores dimensiones que por circunstancias desconocidas no se terminó. Se conservan una pila de agua bendita y un lienzo de la Santísima Trinidad, ambos del siglo XVIII. 

La ermita de Nuestra Señora de la Salud (aldea de Los Madroñeros) es un edificio sencillo de estilo neoclásico. En su interior sólo destacaremos la imagen de la Virgen de la Salud, una talla popular barroca.

La ermita de San Bartolomé (aldea despoblada de Los Orullos) se encuentra a 5 km de la localidad. Se construyó a mediados del siglo XV para la población hoy desaparecida de los Orullos. De la construcción primitiva sólo queda el muro que forma la nave y los arcos transversales. El edificio se reformó a comienzos del XIX, añadiéndose la sacristía y la hospedería en el lado sur. La fachada se reformó en estilo neoclásico y de su interior sólo podemos resaltar un pequeño retablo del siglo XVIII con una imagen de San Bartolomé.

Aracena

Aracena, la población más grande en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, está dominada por un castillo en ruinas y una iglesia. Su población al igual que la construcción han crecido rápidamente en los últimos años pero ha logrado mantener la elegancia digna de sus calles en el casco histórico.

Los portugueses expulsaron a los árabes de Aracena en 1251 antes de entregar la ciudad a los castellanos en 1267. Los Caballeros Templarios controlaron la ciudad hasta 1312 cuando la orden fue disuelta. A principios del siglo XX Aracena fue favorecida como un destino vacacional por los empleados de la compañía minera Río Tinto, trayendo a un renombrado arquitecto de la época, Aníbal González, quien trabajó en la gran exposición en Sevilla en 1929 (Plaza de España) y el cual dejó una marca indeleble en la ciudad.

El mejor lugar para visitar por su espléndida vista panorámica sobre la ciudad y el campo circundante es el Castillo (Castillo). El propio castillo ahora consiste únicamente en las ruinas de murallas defensivas pero también hay una gran iglesia. Gótico-Mudéjar Iglesia Nuestra Señora de los Dolores fue construida en el sitio de una fortaleza árabe del siglo XII por los Caballeros Templarios en el siglo XIV. La torre de la Iglesia del siglo XVI tiene el mismo estilo de decoración almohade de sebka de ladrillo que se encuentra en la Giralda en Sevilla. El acceso a la iglesia se hace a través de un imponente arco-campanario de ladrillo.

En la cara norte del castillo se puede ver la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XVI, cuya construcción se paró en 1603 y no se completó hasta 2008. Frente a esta iglesia y también en la Plaza Alta se encuentra el Cabildo Viejo del siglo XV, antiguo Ayuntamiento de Aracena que ha sido bellamente restaurado y que ahora alberga una Oficina de información del parque. Hay exposiciones permanentes en el Parque y tiene libros y mapas sobre la Sierra. La Plaza Alta se desarrolló como el centro de Aracena alrededor del siglo XV cuando Aracena creció en términos de población y tomó importancia regional. Muy cerca se encuentra el recientemente renovado y llamativo Ayuntamiento, un edificio de ladrillo rojo diseñado por Aníbal González en 1911. Hay un agradable paseo (Plaza) en el centro de Aracena donde hallamos el singular Casino de Arias Montano, una vez más diseñado por Aníbal González. Cerca de la Plaza está la Confitería Rufino de larga tradición y famosa por sus pasteles finos (según dice se llevan al Palacio Real de Madrid).

No obstante, la verdadera fama turística le viene a Aracena por sus famosas y espectaculares cuevas de piedra caliza, las Grutas de las Maravillas, una de las mejores cuevas en España. Doce cuevas cubriendo 1, 200 m, con lagos subterráneos y dramáticas formaciones de piedra caliza que están abiertas al público. A la entrada de las cuevas está la Oficina de Información Turística, un pequeño Museo geológico con minerales de todo el mundo y un centro de interpretación recién inaugurado que proporciona información sobre el patrimonio, cultura y tradiciones de la zona a través de grandes paneles. Otra visita interesante es el Museo del Jamón que guía al visitante a través del desarrollo de una pequeña industria ancestral a su actual estatus mundial de famoso. Para más información visita la página web disponible en inglés y otros idiomas.

Almonaster  la Real

Un castillo árabe, casas mudéjares y góticas y una mezquita más antigua que la de Córdoba forman parte del casco urbano de Almonaster la Real, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural.La población se encuentra en el centro del parque natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, uno de los espacios protegidos más importantes de Andalucía y que ocupa todo el norte de Huelva. Su núcleo urbano se extiende a los pies de un castillo del siglo XVI declarado Bien de Interés Cultural, y de la iglesia-mezquita de Nuestra Señora de la Concepción. Entre los monumentos de interés destacan también la ermita de Santa Eulalia de Mérida, del siglo XV, construida sobre un templo romano y declarada Monumento Nacional por sus hermosos frescos con escenas del apóstol Santiago, y la iglesia parroquial de San Martín, de los siglos XIV y XVI, de estilo gótico mudéjar, con portada manuelina.

Fuenteheridos

Fuenteheridos alberga un importante acuífero al abrigo de rocas carbonatadas, calizas y dolomías del Cámbrico, con caudales subterráneos que históricamente se han aprovechado. Este acuífero alivia sus aguas a través de varias fuentes y manantiales. Entre los mismos destaca la Fuente de los Doce Caños, que recoge las aguas subterráneas del puerto de los Ángeles y el Cerro de los Conejales, situándose en el mismo centro urbano, en la plaza del Coso.

Junto al Paseo de Arias Montano, podemos contemplar el nacimiento de las "lievas", restauradas y embellecidas a través de cascadas y lagos alrededor de las cuales ha sido acondicionado un lugar de paseo y descanso. Las lievas son las acequias de riego que distribuyen el agua de la Fuente de los Doce Caños, por los tres "pagos"(caminos de agua) de la localidad.

La Plaza del Coso es un lugar de encuentro donde los vecinos desarrollan gran parte de su vida social. Se encuentra en el centro del pueblo y está presidida por una impresionante y maciza "cruz de mármol" realizada en 1792 a partir de los afamados materiales de las canteras de Fuenteheridos.

En la parte superior del pueblo, se encuentra la Era de la Carrera, la cual se utilizaba antiguamente para trillar. Actualmente se ha construido un mirador desde el que se puede contemplar la belleza del pueblo.

La Iglesia Parroquial del Espíritu Santo es de estilo neoclásico presidida por una esbelta torre del siglo XVIII. La actual planta es del arquitecto Pedro de Silva que la reconstruye tras el terremoto de Lisboa. La joya más valiosa para los habitantes es la imagen de la Patrona, la Virgen de la Fuente de estilo barroco y que data del s. XVIII.

Linares de la Sierra

Del pueblo, cabe destacar sus calles empedradas, la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, el lavadero público y sus casas apiñadas. La presencia árabe se detecta aún en los sistemas de riego, en numerosos topónimos y en el trazado laberíntico de sus calles. Su núcleo urbano es típicamente serrano y todavía conserva su carácter genuino y rural. El alto grado de conservación de la arquitectura típica serrana fue reconocido en 2005 al ser declarado Conjunto Histórico.

Muestra de ello la tenemos en el empedrado que conservan sus calles y en los "llanos", dibujos realizados con guijarros a la entrada de las casas y que en origen servían para evitar las resbaladuras de las bestias y luego pasaron a tener un carácter identificativo de cada familia. También es representativa y resulta de gran belleza su antigua fuente y lavadero público situada en la plaza del pueblo. Entre los elementos monumentales del municipio cabe destacar la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista del siglo XVIII y la curiosa plaza de toros, un pintoresco coso que se abre como un ensanchamiento de las calles del municipio, con graderíos encalados apoyados en la base de la Iglesia Parroquial y su entorno. El visitante encontrará muchas posibilidades para pasear en los alrededores de Linares de la Sierra y, a lo largo del año numerosos eventos amenizarán la estancia en este bello pueblo donde se mantienen tradicionales festividades y se organizan novedosas actividades culturales.

Castaño del Robledo

Quizás deba en parte su existencia al hecho de ser nexo de unión entre varias poblaciones cercanas, circunstancia visible en su trazado urbanístico, en cuyo casco confluyen los caminos a Jabugo, Santa Ana la Real, Alájar, Fuenteheridos y Galaroza.

El municipio de Castaño del Robledo está situado en el centro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, ocupando sus cotas más altas, y en él habitan las especies animales y vegetales más características de la comarca.

A la par, su núcleo urbano exhibe una imponente capacidad constructiva, desarrollada a lo largo de varios siglos y evidenciada en la rotundidad de su caserío, reconocido como Bien de Interés Cultural (Conjunto Histórico-Artístico), la corpulencia de su iglesia inacabada y una gran variedad de detalles arquitectónicos expresados en fuentes, pequeñas ermitas, ajuares religiosos, y su curiosa plaza de toros, hoy abandonada.

La arquitectura civil y religiosa de Castaño del Robledo presenta varios hitos destacados. En primer lugar, el impresionante caserío, con inmuebles de gran porte levantados a partir del Renacimiento, cuando se constituyó el núcleo poblacional, hasta nuestros días; también un buen número de fuentes públicas situados en los ensanches de calles como las de La Mazorca o la del Barrio, y una plaza de toros abandonada fechada a mediados del siglo XIX.

Y, en segundo lugar, las iglesias de Santiago el Mayor o Apóstol, cuya construcción posiblemente a finales del siglo XVI se atribuye a la iniciativa del célebre humanista Benito Arias Montano, y de El Monumento o iglesia Inacabada, que empezó a construirse a finales del siglo XVIII para pocos años más tarde detenerse las obras sin que jamás se finalizaran.Junto a éstas, a las salidas del pueblo y en los caminos hacia las poblaciones vecinas, se encuentran varios 'humilladeros', datados algunos en el siglo XVIII.

Galaroza

Se cree que la población de Galaroza debe su nacimiento a los árabes, concretamente a los bereberes. El caserío de Galaroza ha sido declarado Conjunto Histórico debido a sus notables valores históricos, arquitectónicos, paisajísticos y medioambientales. El primitivo núcleo de la localidad se desarrolló en época medieval en un pequeño cerro, coronado por la iglesia parroquial, formándolo calles estrechas y tortuosas, adaptadas a la topografía del terreno. De esa época también es el aledaño de Los Riscos. En los siglos XVIII y XIX Galaroza experimenta un notable crecimiento económico y demográfico, y la población crecerá en dirección a la Ermita del Carmen, hacia la Fuente de los Doce Caños, en busca de las tierras llanas entre el Cerro de Santa Brígida y los cabezos del norte.

La mayoría de las edificaciones están dedicadas al uso residencial, caracterizándose su arquitectura popular por los escasos huecos al exterior, no superando en general las dos plantas, siendo la planta alta el característico doblao, también son de mencionar las casas solariegas neoclásicas. La posterior evolución histórico-urbanística de Galaroza ha terminado de configurar la actual forma triangular que presenta la localidad, que rodea en su totalidad al Cerro de Santa Brígida. Coronando este cerro se encuentra la Ermita de Santa Brígida, uno de los principales hitos arquitectónicos de Galaroza, construida a finales del siglo XIII o principios del XIV por los primeros repobladores cristianos.

El gentilicio de Galaroza es cachonero (o cachonera), que viene del pero "cachón" como consecuencia de la buena fama obtenida por esta localidad desde tiempos muy lejanos en el cultivo de la manzana.